DesarrolloNeurodesarrolloPediatríaTrastorno del desarrollo

El desarrollo de la autonomía en los niños (parte I)

El desarrollo de la autonomía infantil

Con frecuencia recibimos casos de niños que, a una edad ya avanzada, dependen en gran medida de los adultos para llevar a cabo la mayoría de actividades de su día a día (como ponerse los zapatos, el abrigo o la mochila).

Habilidades de autonomía personal (o de autocuidado)

Son aquellas habilidades que se necesitan para llevar a cabo las actividades más cotidianas del día a día incluyendo:

  • Vestirse
  • Comer
  • La higiene
  • Resolver problemas
  • Gestionar el tiempo
  • La limpieza de la casa o de la ropa
  • Comprar el pan
  • Preparar un tazón de cereales o un sandwich, etc.

 

ponerse zapatos niños

Fuente

Habitualmente se les conoce como “actividades de la vida diaria”.

Constituyen el eje central del trabajo de un terapeuta ocupacional en el ámbito pediátrico.

Para realizar las actividades que hemos mencionado los niños requieren asistencia, ayuda, apoyo o supervisión por parte de los padres/profesores (según la edad), hasta que por si mismos van desarrollando la independencia esperada por su desarrollo.

Estas habilidades de autonomía (o habilidades funcionales) les permiten asumir retos y responsabilidades presentes en el día a día, y son la base para el desarrollo de capacidades superiores (como la resolución de problemas o la planificación, entre otras).

Hay muchas maneras de apoyar y favorecer este desarrollo, fomentando la independencia de los niños, su sentido de autocompetencia y fortaleciendo su autoestima.

De manera habitual emplearemos juegos, usaremos apoyos visuales, check-list y otras herramientas para que vayan incorporando en sus rutinas ciertas responsabilidades (en la parte II del post desarrollaremos algunas de estas herramientas).

FAVORECER LA AUTONOMIA EN LOS NIÑOS

ES IMPORTANTE RECORDAR QUE EN EL DESARROLLO LOS TIEMPOS SON FLEXIBLES, Y CADA NIÑO TIENE UN RITMO DIFERENTE (más aún si existe una prematuriedad, una condición neurológica o algún trastorno del neurodesarrollo), pero es conveniente que los adultos sepamos a partir de qué momentos podemos favorecer su independencia.

Un@ terapeuta ocupacional podrá valorar si existen limitaciones en la participación y asesorar en adaptaciones, modificaciones de la actividad o adaptaciones del entorno que promuevan su independencia.

ACTIVIDADES DIARIAS RUTINA NIÑOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *